Volvo ha reforzado su despliegue de modelos electrificados mediante la firma de acuerdos a largo plazo con los fabricantes de baterías CATL y LG Chem, con el fin de “garantizar el suministro multimillonario de baterías de iones de litio durante la próxima década para los modelos Volvo y Polestar”.

Volvo anunció en 2017 que, a partir de este año, todos sus nuevos modelos se electrificarían. También quiere que el 50% de sus ventas mundiales sean coches eléctricos para el año 2025.

Este acuerdo con CATL de China y LG Chem de Corea del Sur ayudará a asegurar ese objetivo, y se adelanta al lanzamiento de Volvo de su primer coche eléctrico a finales de este año, una variante de cero emisiones del actual SUV compacto XC40.

La cuestión del suministro de baterías es crucial para los fabricantes de automóviles, ya que la industria sigue adelante con la electrificación: en los últimos 18 meses, se entiende que varios fabricantes se han enfrentado a una escasez de suministro que ha provocado retrasos en los vehículos eléctricos.

Este acuerdo cubre el suministro de baterías para la próxima generación de los modelos más grandes de Volvo, como el XC60 y el XC90, que se construirán sobre una nueva plataforma SPA2, así como los coches sobre la plataforma CMA existente del fabricante utilizada en modelos más pequeños como el XC40 y el Polestar 2.

“El futuro de Volvo Cars es eléctrico y estamos firmemente comprometidos a ir más allá del motor de combustión interna”, dijo Håkan Samuelsson, CEO de Volvo. “Los acuerdos de hoy con CATL y LG Chem demuestran cómo alcanzaremos nuestros ambiciosos objetivos de electrificación.”

La primera línea de montaje de baterías de Volvo se pondrá en marcha antes de finales de año en la planta de Volvo en Gante, Bélgica, donde se construirá el XC40 eléctrico. Las variantes híbridas enchufables del XC40 ya están en marcha en la línea.

Leer más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here