Desde que anunciara que ha estado enferma de coronavirus, la evolución de Carmen Borrego se ha convertido casi en un asunto de estado. Son muchos los seguidores del clan Campos que desean saber cómo se encuentra la colaboradora después de que el fatal virus se colara en su organismo. Por suerte, su hija, Carmen Almoguerra, se ha pronunciado públicamente y ha facilitado su último parte de salud.

«El confinamiento no deja de afectar psicológicamente»

Fue a principios de mayo cuando Carmen Borrego confesaba que había dado positivo en coronavirus. Afectada por la enfermedad, la colaboradora de ‘Viva la vida’ tenía esperanzas de curarse del todo después de varios días de confinamiento y de reposo en su domicilio. Pero, tras pasar dos semanas aislada no había mejorado y tuvo que seguir confinada en una habitación. El encierro y la imposibilidad de salir al exterior la han llevado a una situación de agobio que la ha traído por la calle de la amargura.

Su hija ha explicado que, en efecto, el confinamiento no ha sido de gran ayuda en su lento proceso de recuperación. «Para que estéis tranquilos, os digo que mi madre está bien. El confinamiento es el confinamiento y no deja de afectar psicológicamente a todos. Está bien», ha señalado.

Criticada en las redes sociales

Poco a poco, Carmen Borrego va venciendo la enfermedad. Una dolencia de la que habló con ‘viva la vida’ y cuya conexión generó un enorme revuelo en las redes sociales. Y es que, mientras ella hablaba con Emma García en directo, su marido se marcaba un ‘Alexia Rivas’ y aparecía en la videollamada caminando por el salón mientras ella charlaba.

Este detalle provocó que muchos la criticaran en las redes sociales y la tacharan de «mentirosa». Algunos tuiteros, incluso, dudaban de si realmente estaba enferma. Otros le recriminaron que se había saltado las estrictas medidas de protección que ella había asegurado seguir en su domiciio.

«Sigo enferma desgraciadamente, sigo dando positivo y mi marido solamente pasó para cerrar una puerta. ¿Qué importancia tiene? Mi marido estaba con una mascarilla a tres metros de mí. Yo he estado el tiempo que he estado aislada que han sido veintitantos días, sigo sin poder estar en una misma habitación con mi marido ni en un mismo espacio, pero ya puedo salir de mi habitación porque mi carga viral es mínima gracias a DiosW·, explicaba poco después a SEMANA.

«Tengo ahora muy poca carga viral»

«No puedo comer en la misma mesa con mi marido, ni puedo dormir en la misma habitación que él, ni puedo hacer nada a su lado. Los médicos me dicen que haga lo que yo quiera, pero es una cuestión de responsabilidad porque yo tengo ahora muy poca carga viral, pero aún así puedes contagiar. Yo lo he pasado con síntomas leves porque lo he podido pasar en mi casa, pero la responsabilidad es de cada uno. Lo único que ha hecho ha sido cerrar una puerta», indicaba a esta revista el pasado 19 de mayo, sorprendida aún tras el aluvión de críticas recibidas.

«Doy gracias a Dios todos los días. Cuando te pasa lo que me ha pasado a mí claro que me duele que digan eso de mí. No he tenido que estar ingresada ni he estado grave y hay mucha gente que se está muriendo, pero lo que yo no voy a hacer es mentir con algo tan grave como esto. No se me ocurre ni se me pasa por la cabeza. ¿Qué mente puede haber que pueda pensar que se puede mentir sobre algo tan grave? Me parece muy terrible. No podemos vivir como vivimos», añadía.

Preocupada por su situación económica

A su inquietud ante su actual estado de salud se suman sus preocupaciones por el delicado momento económico que atraviesa. Y es que en todo este periodo de confinamiento no ha podido ir a trabajar, con lo cual no ha podido generar ingresos. Su marido, José Carlos Bernal, está en una situación similar. Se dedica a la restauración, que es uno de los sectores que aún sigue paralizado y que más afectados están a causa de la pandemia global que ha paralizado a nuestro país, así como a medio planeta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here